Inicio Grupo 1 Gloria en Puerto Lucero

Gloria en Puerto Lucero

350
Compartir

En Las Piletas ha aumentado la actividad en los últimos días de forma notable. Siempre hay caballos que bajan desde el club de la Real Sociedad de Carreras a la orilla del mar, muchos de ellos de socios locales que salen a pasear antes de que a las diez de la mañana quede restringido el uso de la playa a bañistas y veraneantes. Pero en los últimos días han ido llegando de forma escalonada los principales protagonistas del que llaman por aquí “el mayor espectáculo de las playas del sur”. Es este un viejo eslogan que caló en su día y cuya vigencia permanece porque las carreras de caballos de Sanlúcar de Barrameda son, en efecto, un acontecimiento de enorme trascendencia en la zona, Fiesta de Interés Turístico Internacional y obviamente un activo económico principal de la ciudad, con un impacto que da vértigo calcular. Y alguien podría decir que el mayor espectáculo de las playas del sur son en realidad esas puestas de sol que en esta zona son incomparables. Pero no hay rivalidad cuando está todo en uno. Aquí, carreras y puesta de sol. El momento más esperado.

Salida de carrera
Foto: Real Sociedad de Carreras de Caballos de Sanlúcar de Barrameda.

Los purasangres y sus cuidadores, en efecto, han ido instalándose poco a poco durante la última semana –paja o viruta, piso o casa– y ya se respira el ambiente de la competición en el entorno del club y del recinto de llegada que a modo de hipódromo se levanta cada año a pie de playa, pero también en la Calzada, en Bajo Guía, en el Barrio Alto, en la Plaza del Cabildo o en los entresijos de La Jara. El hermoso cartel anunciador de la temporada que ha firmado este año la pintora arcense María Luisa Rey está en todas partes, que no hay otra ciudad en España en la que las carreras tengan tanta presencia, y en breve, hoy mismo, mañana, mozos, propietarios de caballos, entrenadores, jockeys y aficionados empezarán a desplegarse por todos los rincones de la ciudad a la búsqueda de esos manjares que tanto echan de menos el resto del año allá de donde vengan. Toca disfrutar. Desde Casa Balbino a Casa Bigote, pasando por el Navarro, Barbiana, el Poma, Casa Juan, el Triángulo, La Otra Orilla o El Mirador de Doñana entre otros muchos templos del buen comer, el recorrido es interminable. Se puede estar el mes entero aquí, en esta ciudad de 70.000 habitantes, sin repetir un bar o restaurante en el que levitar de gusto. Esperan el langostino, la temblaera, la tortillita de camarones, la acedía y los guisos marineros, por ejemplo. Lo mejor de la mar en la boca. Que se pare el mundo. La temporada de carreras es uno de los atractivos del verano sanluqueño, sí, pero también es una de las grandes citas para la gente de las carreras de todo el país. Cómo no. Por motivos obvios. La fusión es total.

Cartel 2019
Cartel anunciador de la temporada 2019, de María Luisa Rey.

Entre los mitos de la Atlántida y Tartessos y una realidad natural privilegiada

“Estás en el centro del mundo, en la cuna de Tartessos. Hay quien resume la esencia de Sanlúcar de Barrameda con el senequismo tan característico de la tierra, cautivador y siempre sarcástico, y también con el orgullo de quien recibió y entregará el testigo de la conservación intacta de un tesoro que ni se sabe cuánto tiempo tiene. Conocida también con el precioso sobrenombre de Puerto Lucero, Sanlúcar, como dicen sus hijos más ilustres y los más ilustrados –que no tienen que ser los mismos necesariamente–, no ha querido prostituirse jamás y no debiera hacerlo porque dejaría de ser este misterioso y a la vez perfecto reducto mundano de imperfección natural y salvaje que es, cristalizado por la precipitación afortunada de lo mejor de tantas experiencias, sabores y rutas, geográficas e históricas, que convergen y se mezclan en este punto exacto de Andalucía, en el estuario del Guadalquivir, frente a las costas sagradas del paraíso tranquilo de Doñana y junto a los fantásticos pinares de La Algaida, donde no pocos investigadores sitúan con plena convicción las coordenadas exactas de la legendaria Atlántida e incluso el corazón ansiosamente buscado de la civilización tartésica. Sanlúcar, desembocadura bética y puerta atlántica, guardiana de parque natural y parque nacional, aduana de los barcos que llegaban de las Américas, que vio partir a Magallanes y Elcano con más intenciones que certezas y vio regresar al vasco después de haber completado la primera circunnavegación del mundo, es hoy la ciudad que siempre fue porque bien se cuida de no dejar de ser pueblo.

Carrera en Sanlúcar
Foto: Real Sociedad de Carreras de Sanlúcar de Barrameda.

Y con ese mismo empeño que pone en seguir siendo, que es también el que hace atemporal e infinito el imperio de su cocina formidable y la virtud excelsa de su manzanilla dorada –en rama, por favor–, Sanlúcar cuida con mimo, por supuesto, de sus carreras de caballos, un espectáculo que es deportivo pero igualmente es un evento de enorme calado social y económico, porque después de 174 años de galopes por su playa los purasangres son parte de su ser, de su rutina, de su idiosincrasia y de su riqueza. No hay lugar en España en el que las carreras hayan sido fieles a su cita durante tanto tiempo, y no es detalle baladí este, que ha de enfrentarse al hecho objetivo de que cualitativamente no fue nunca una temporada relevante. Emocionalmente, sin embargo, sí que lo es. Quien participa una vez en estas carreras quiere hacerlo siempre. Y este es un hecho igualmente cierto e indiscutible. Solo con ver este vídeo se entiende casi todo:

Lo que nos espera desde mañana

Este año se van a repartir casi 180.000 euros entre las 24 carreras del Programa que se disputan en los dos kilómetros de playa que separan Bajo Guía de Las Piletas (pinche aquí para acceder a la guía publicada por el diario ABC de Sevilla). El primer ciclo se celebrará el viernes 9 de agosto (cuatro pruebas), el sábado 10 (tres) y el domingo 11 (cuatro), y dos semanas más tarde tendrá lugar el segundo ciclo, concretamente el domingo 26 (cinco carreras), el lunes 27 (cuatro) y el martes 28 (cuatro). Ese domingo 26 será el que forme parte del circuito de carreras que soportan las apuestas nacionales que comercializa Loterías y Apuestas del Estado (LAE) y que supone para la Real Sociedad de Carreras de Caballos de Sanlúcar de Barrameda, por quinto año consecutivo, un ingreso añadido muy importante para sus cuentas, ingreso al que por cierto tardó diez años en acceder, ya que hasta 2015, incomprensiblemente, el meeting sanluqueño estuvo fuera de ese circuito (creado en 2005) como también estuvo excluido hasta ese mismo año del reparto de carreras para caballos nacidos y criados en España que son subvencionadas por el Ministerio de Agricultura, otro ingreso más que Sanlúcar disfruta desde 2015, como las carreras del hipódromo sevillano de Pineda desde 2013. Y hay que decir en este punto que para que este domingo 26 haya esas “carreras LAE” en Sanlúcar ha sido necesario un gesto de la organización de la temporada veraniega del hipódromo de San Sebastián que hay que agradecer mucho pues, como es sabido, las carreras sanluqueñas se disputan cuando la marea baja deja expedita la pista natural playera, que por cierto es seguramente la más regular en su estado que pueda haber, y este condicionante deja muy poco margen de maniobra, quizá de un día, para la designación de las fechas de las seis jornadas de la temporada. Este año, para que Sanlúcar pudiera permanecer en el circuito de “carreras LAE”, el hipódromo de San Sebastián cedió ese domingo 26, que normalmente le correspondería, retrasando las suyas al miércoles 29. Chapeau.

Actividad en el club de Sanlúcar
Los boxes de la Real Sociedad de Carreras ya están ocupados por los purasangres. Fotos: María Basail.

El segundo ciclo es, además, el de la instalación y el disfrute de los célebres palcos, esas pequeñas casetas en las que se vive en fiesta la noche que sigue a cada jornada de carreras. Versión local de los picnics que hacen los ingleses, el de los palcos es un acontecimiento social y de ocio de una magnitud sorprendente que hay que conocer para poder valorar con justeza. Por otra parte, es el segundo ciclo el de las mejores carreras, los grandes premios: el Gran Premio de Andalucía (3 años, 1.400 metros, 6.000 € al ganador) el domingo; el Gran Premio Cepsa (3 años y más, 1.600 metros, 6.000 € al vencedor) el lunes; y el Gran Premio Ciudad de Sanlúcar (3 años y más, 2.000 metros, 8.000 € al primero).

Ya está todo preparado. La emoción ya se siente hoy y se empieza a desbordar mañana con la primera carrera. El sábado serán nombrados nuevos embajadores de estas carreras personajes tan relevantes en diferentes facetas como Fernando Hermoso (tercera generación de Casa Bigote), Álvaro Domecq, Toñi Moreno (presentadora de televisión), Enriqueta Vila, Teresa de la Cierva, Beatriz de Orleans y Borbón… y nuestro José Luis Martínez. Ya estamos todos. Ni un detalle se les escapa a Rafael Hidalgo, presidente de la Real Sociedad de Carreras, y a Hermene Mergelina, su eficiente gerente. Sois grandes, queridos. Que comience el espectáculo. Y que viva Sanlúcar.