Inicio It's up to you Los amigos: tu mejor red social

Los amigos: tu mejor red social

312
Compartir

Amigos

Los buenos hábitos, la motivación, el espíritu positivo, la constancia en la actitud y tantos otros mecanismos son, desde luego, claves muy importantes para emprender, para afrontar retos e incluso adversidades, para perseguir el éxito, o los sueños que cada cual tenga, y en general para encarar la vida. En todo esto insisten una y otra vez los muchos autores e investigadores de la llamada “industria de la felicidad”, y desde luego los acompañantes del coaching. No obstante, todo lo que suponga esfuerzo (hábitos, mantener concentración, etcétera) es mucho más abordable en una situación de equilibrio, de paz personal, que en una coyuntura de estrés, o de desánimo, sin lugar a dudas.

Por ello, es evidente que estar bien rodeados, por personas de confianza, de las que riegan nuestra alegría periódicamente con su mera compañía, es vital para afrontar todo lo demás. Pareja, familia y amigos han de conformar siempre un bastión trascendental para cada uno, porque es muy difícil mantenerse en equilibrio si por un lado nos falta la salud, o por otra estamos solos, mal acompañados (por personas tóxicas), nos sentimos abandonados o ignorados, o la gente a la que queremos está lejos o está mal. Esto último, la soledad no decidida, no elegida, y la angustia por los seres queridos, podría ser de alguna forma una falta de salud propia.

Entre todo este maremágnum, el de las relaciones, el entorno social y los afectos más cercanos, el valor de la amistad no es ponderable. No se puede cuantificar ni medir. Pero algo sí sabemos: tienen un doble patrimonio emocional de máximo valor aquellas personas que son capaces de mantener los lazos de amistad por más de veinte-treinta años, desde un momento de la vida a otro muy distante en el tiempo entre los cuales han sucedido tantas cosas determinantes para unos y otros. Primero porque los amigos de solera suponen un punto de apoyo de importancia superlativa y saber que están ahí generan confianza, y en segundo lugar porque mantener la amistad, como la pareja, requiere igualmente de una actitud, de una concentración mínima, de una regularidad en la lealtad y en la confianza, y ser conscientes de lo que supone conseguir todo esto ha de reforzar notablemente la autoestima.

Dicen que quien tiene un amigo tiene un tesoro. Quien tiene varios y por largo tiempo tiene un imperio y razón para sentirse mejor, muy fuerte y agraciado. Capaz de todo. Y es gente, para mí, fiable. Los amigos forman siempre la mejor red social de cada uno.