Inicio El imaginario de HR Del tenis al golf, con la excelencia por bandera

Del tenis al golf, con la excelencia por bandera

289
Compartir

Hace no demasiado tiempo estuvo en el aire la continuidad del Mutua Madrid Open, uno de los mejores torneos de tenis del mundo, quinto cada año del circuito Masters 1000 y cuya titularidad corresponde a la compañía Madrid Trophy Promotion, propiedad del rumano Ion Tiriac, que a sus ochenta años bien puede presumir de haberse reinventado una y otra vez con notable éxito. De jugador de hockey sobre hielo, olímpico, pasó a ser tenista de altura (campeón de dobles en Roland Garros), luego a representar a deportistas de elite y de ahí a montar un holding de empresas, a fundar un banco y a ser considerado la primera fortuna de Rumanía. Entre otras cosas.

Final del Mutua Madrid 2019
“Nole” Djokovic, campeón del Mutua Madrid Open 2019, y el griego Tsitsipas, finalista, con ion Tiriac y la alcaldesa de Madrid al lado.

Tiriac se hizo con el torneo madrileño en 2002, cuando la ATP decidió sustituir el de Stuttgart, y en estos 17 años lo ha convertido en uno de los mejor valorados del circuito. Y no sin motivo. El Mutua Madrid Open es un acontecimiento perfectamente asentado en el calendario deportivo y social de la primavera capitalina, un evento que reúne a las mejores raquetas del mundo, que puede presumir de una organización perfecta, de una oferta de ocio para el gran público envidiable y de una zona Vip que es la aspiración de cualquier personaje famoso o mediático. Pero no solamente de todo esto, que no es moco de pavo. El Mutua Madrid Open batió su propio récord de espectadores en 2018, cuando paró el contador en 270.097 asistentes, y lo ha vuelto a hacer en 2019 con un total de 278.110. No es cuestión baladí.

El éxito del tenis en Madrid ha impulsado el interés de Kosmos Tennis, empresa del futbolista Gerard Piqué, por traer también la remozada final de la tradicionalmente llamada Copa Davis, a partir de ahora Copa Mundial de Tenis, que se celebrará en noviembre en la Caja Mágica, en obras de ampliación, con una previsión de asistencia de 275.000 espectadores y un impacto en la ciudad de 240 millones de euros. La futura celebración de este nuevo evento, desde 2019 hasta 2021, magnífico sin duda para Madrid, fue valorado hace un año como un potencial perjuicio para el Masters 1.000 de Tiriac, que documentando dicho posible daño consiguió una compensación de medio millón de euros del Ayuntamiento madrileño. Celebrado el Mutua Madrid de este año con tal éxito y con nuevo récord de público, no parece que el evento de Piqué le haya hecho “pupa” alguna.

No contento con la ejemplar y creciente trayectoria de su torneo de tenis, la gente de Tiriac ha decidido apostar también por el golf y ha comprometido la organización del Open de España por cinco ediciones consecutivas desde este mismo año (mes de octubre) en las instalaciones del Club de Campo Villa de Madrid, lo cual garantiza la continuidad y también la popularización y la excelencia organizativa, seguro, de un torneo que se celebra desde 1912 (aunque dejó de organizarse varios años) y que cuenta en su palmarés con los principales golpistas históricos de este país, desde Severiano Ballesteros a Jon Rahm, pasando por Miguel Ángel Jiménez, Álvaro Quirós y Sergio García, junto con jugadores foráneos tan reputados como Nick Faldo, Colin Montgomerie o Bernhard Langer.

Es evidente que el poder de convocatoria del deporte de primer nivel en España es alto y en Madrid especialmente. Y que cuando ese poder de convocatoria se ejerce con orden y concierto, con criterio y poniendo por delante la excelencia como norma y estilo para ofrecer un producto sobresaliente, el éxito tiene un efecto llamada que en este caso refuerza el nombre de Madrid como capital de eventos de primer orden. Y nosotros que lo disfrutemos.